Carrito de compras

¿Qué características hacen que unos tenis de running sean cómodos?

publicado por Valentin Peralta el
¿Qué características hacen que unos tenis de running sean cómodos?

Aunque para correr no necesites mucho equipamiento no significa que tengas que dejar de ser exigente con lo que llevas. En ese sentido, el primer requisito es que tus tenis de running sean cómodos. Pero ¿qué es exactamente lo que hace que unos tenis sean cómodos para correr? En este artículo profundizamos en los factores que determinan la comodidad a la hora de hacer running, incluidos la talla, la entresuela, el peso, el drop, el acolchado del cuello y la lengüeta, la transpirabilidad, la plantilla, la biomecánica, el uso e incluso los calcetines.

Talla de calzado

Para que un calzado sea lo más cómodo posible, es necesario acertar con la talla. Si los tenis te quedan pequeños, los pies se resentirán tras unos cuantos kilómetros. Y, si te quedan muy grandes, sacrificarás parte del rendimiento, aunque los pies no sufran tanto.

Además, si tienes un 7.5 en un tenis de calle, la talla no tiene por qué coincidir en unos tenis de running. Y eso no es todo. Para complicar las cosas todavía más, las tallas de calzado suelen variar dentro de la misma marca.

Así que, si tienes oportunidad, lo mejor es que vayas a una tienda y te pruebes diferentes tallas. Si no es posible, echa un vistazo a la guía de tallas que ofrecen la mayoría de las marcas en sus sitios web y trata de buscar reseñas de otros compradores que puedan darte algunas pistas.

Longitud

Cada runner tiene sus preferencias con respecto al ajuste y esto cobra mayor importancia según tu forma de correr. Algunos trail runners prefieren tenis más ajustados que respondan muy bien. Mientras que los que corren sobre terrenos con mucho desnivel, suelen optar por tenis de media talla a una talla más grandes. Ese espacio adicional ayuda a prevenir el dolor de pies derivado del amontonamiento de los dedos en la parte delantera del calzado cuando se enfrentan a descensos largos y empinados.

Como norma general, recomendamos dejar un dedo o un pulgar de anchura entre los dedos del pie y el extremo del tenis. Asegúrate de que el talón no se salga, ya que sería un claro indicador de que el calzado es muy grande o no se ajusta bien a tu pie.

Anchura

Las tallas son mucho más que una cuestión de longitud, ya que la anchura también importa. En los últimos años, las marcas han empezado a ofrecer una gran variedad de opciones que se han popularizado entre clientes que llevaban mucho tiempo castigando sus pies con calzados demasiado estrechos. Sin embargo, los runners que no necesitan esta anchura adicional deberían evitar estos calzados porque cuando el pie “baila” dentro del tenis, no solo se pierde rendimiento, sino que también pueden salir ampollas.

Entresuela

Uno de los mayores avances en cuanto a comodidad procede de la entresuela, gracias a la reciente innovación en materiales suaves, que responden bien. Te gusten o no las suelas acolchadas, la suavidad al correr con ellas es superagradable (y lo sabes).

Mientras que las suelas acolchadas pueden ofrecer más comodidad y protección, también generan inestabilidad. A muchos runners, especialmente los que corren sobre terreno técnico, no les gusta esa sensación de pisar una nube de algodón en el antepié. Para solventar este problema, las marcas ofrecen plataformas más amplias para fomentar la estabilidad, una gran variedad de grosores de entresuela y nuevas tecnologías de goma espuma que aportan la amortiguación y la protección adicional necesarias, pero con una pisada más firme y reactiva.
Así que, lo mejor es pensar dónde vas a correr y elegir los calzados en consecuencia.

Peso

Probablemente no te sorprenda saber que los calzados más ligeros también son más cómodos. El reto es que la tecnología que se utiliza para ofrecer apoyo en unos tenis de correr no es generalmente ligera. Por tanto, cuanto más apoyo exista, más peso tendrá.

La buena noticia es que las nuevas goma espumas son menos densas y, por tanto, más ligeras. Ofrecen más amortiguación, mejor estabilidad y menos peso, ¿qué más se puede pedir?

Drop

El drop es la diferencia en altura entre la parte delantera del tenis y el talón. Por ejemplo, si la altura de los materiales apilados de tu calzado es de 31 mm bajo el talón y 21 mm bajo la parte delantera, el drop sería de 10 mm. Esto es importante porque, según tu forma de correr, será más adecuado usar un drop u otro.

Para muchos corredores que caen sobre el talón, los drops de 6 mm y superiores les resultan muy cómodos. Los que caen sobre la parte media o delantera del pie suelen preferir un drop de 4 a 6 mm. Incluso hay calzados sin drop que suelen ser la opción ideal para runners que buscan una experiencia más minimalista.

Dicho esto, es importante tener en cuenta que este factor depende de tus preferencias. Si caes sobre el talón y prefieres un drop más bajo, ve a por él. Nadie te conoce como tú.

Transpirabilidad

Con el desarrollo de nuevas palas más transpirables, los tenis de running son mucho más cómodos, especialmente para aquellos que corren por zonas cálidas. Por otro lado, la transpirabilidad puede seguir siendo un problema en el caso del calzado de trail running. Este tipo de tenis suelen brindar otras funciones que ofrecen protección adicional, lo que hace que sean menos transpirables. La impermeabilidad también reduce la transpirabilidad, aunque hay productos, como el Gore-Tex, que son sorprendentemente transpirables para tratarse de un producto impermeable.

Plantillas

Las plantillas pueden marcar la diferencia en cuanto a la comodidad del calzado y, por suerte, la mayoría de tenis de running de calidad incluyen unas muy buenas. Algunos modelos de alta gama incluso incorporan plantillas que repelen el sudor de los pies y son más transpirables.

Dicho esto, si la forma de tu pie es poco común, seguramente te sientas mucho más cómodo con unas plantillas a medida de una tienda especializada en running.

Pronación/supinación

A los runners con un exceso de pronación o supinación les resultan más cómodos los tenis diseñados para abordar estos problemas. Sin embargo, para la mayoría, el pie prona de forma natural y cada vez está más extendida la postura de no tomar medidas correctivas y dejar que esto ocurra. 

Uso

Tanto si tienes pensado utilizar tenis para correr por ciudad o trail, para competir o entrenar, sobre terreno húmedo o seco, en zonas rocosas técnicas o terreno duro, elegir un calzado diseñado para un uso específico puede merecer la pena a la hora de lograr la comodidad que buscas.

Si lo que más disfrutas son esas carreras largas y tranquilas por tu colonia, un calzado suave de running de asfalto con buena amortiguación puede ser la opción perfecta para ti. Pero si tienes en mente superar tu mejor marca muy pronto en un maratón de montaña, una suela más firme te ofrecerá más protección y será más adecuada para ti.

Al final, todo se reduce a lo que prefieras y cómo quieras que sea tu experiencia. Cuando elijas, es importante tomar una decisión racional, pero, al mismo tiempo, tampoco ignores tu instinto a nivel emocional; está ahí por algo, así que escucha lo que te está diciendo.

Calcetines

Aunque técnicamente no formen parte del calzado, los calcetines diseñados especialmente para practicar running marcan la diferencia con respecto a lo cómodos que te resulten unos tenis. Este tipo de calcetines se ajustan mejor dentro del tenis y están hechos para expulsar el sudor del pie, de forma que pueda escapar a través de la pala transpirable. Elige los que se confeccionen en materiales sintéticos o lana merino y evita los de algodón, ya que retienen la humedad y pierden sus propiedades de aislamiento cuando se mojan. 

 

Publicación anterior