Carrito de compras

¿Ya conoces el sistema de tres capas?

publicado por Frida Gachuz el
¿Ya conoces el sistema de tres capas?

Cuando practicas deporte al aire libre, necesitas protegerte de los elementos (lluvia, viento, nieve, frío...) con una buena gestión de la sudoración. El sistema de las tres capas te ayudará a escoger la ropa adecuada, siempre teniendo en cuenta las condiciones meteorológicas y el deporte que practiques. Tres capas de ropa te mantendrán seco y caliente: una capa interior para eliminar la humedad, una capa intermedia para no perder calor y una capa exterior para protegerte de los elementos.

 

Capa interior transpirable para evacuar la humedad

Cuando hacemos esfuerzos, nuestra temperatura corporal aumenta. Para prevenir el sobrecalentamiento, nuestro cuerpo responde con la sudoración. La evaporación del sudor de nuestra piel nos enfría el cuerpo. Cuando el sudor entra en contacto con el aire, que suele estar más frío, el vapor de agua se condensa y se vuelve agua en la superficie de la piel.

 

Una camiseta mojada, sobre todo si está hecha de un material absorbente como el algodón, te dará frío en cuanto dejes de hacer ejercicio, porque la humedad sigue en contacto con tu piel.

El objetivo de una capa interior que esté en contacto con la piel es evacuar el sudor para que te mantengas seco.

Cuando practiques deporte necesitarás una capa interior que evacúe la humedad, ¡así que no te olvides de que las famosas camisetas de algodón son muy absorbentes y tardan mucho en secarse!    

Los materiales sintéticos, como el poliéster o las poliamidas, son resistentes al agua y no la absorben. La humedad se traslada al exterior de la prenda para que no esté en contacto con tu piel. Llevar una camiseta de un material sintético permite que tu cuerpo regule su temperatura sin pasar frío. Estos materiales también se secan muy rápido.

También hay capas interiores hechas con lana de merino. La lana puede absorber hasta el 33 % de su peso en agua, así que ¿por qué la usamos como capa interior? Este material tan absorbente evita que la sudoración permanezca en contacto con tu piel, e incluso la lana mojada es un buen aislante. Además, la lana evita que se generen malos olores, así que no tienes que lavar tus prendas de merino cada vez que las uses. Por eso, las capas interiores de lana de merino son especialmente útiles para realizar ejercicio de baja intensidad.

 

Capas intermedias aislantes para mantenerte caliente

Una capa intermedia te protegerá del frío al conservar el calor que genera tu propio cuerpo.

La habilidad de las fibras para bloquear el aire es lo que la convierte en una capa aislante. Cuanto más aire bloquea la prenda, más mantiene el calor de tu cuerpo.

Adapta tu capa intermedia a la calidez que necesites:

  • Temperaturas externas altas o ejercicio sostenido: en estas condiciones no hace falta que lleves capa intermedia. Sin embargo, recuerda llevar una capa cálida en tu mochila para ponértela cuando pares y cojas frío o por si el tiempo cambia.
  • Condiciones meteorológicas frías: lo ideal es un forro polar, ya que combina calidez con una buena eliminación de la humedad. Las chaquetas aislantes ligeras y sintéticas también son útiles, porque te mantienen caliente y, además, se comprimen mucho y son fáciles de limpiar.
  • Condiciones frías o glaciares: las chaquetas de plumón gruesas son una excelente capa intermedia en condiciones de mucho frío. Este tipo de chaqueta es ligero y se puede comprimir mucho (es muy útil si tienes que llevarlo en la mochila). Por otro lado, si el plumón de pato se moja, se compacta y pierde sus cualidades aislantes. Estas chaquetas no se tienen que usar cuando llueva o nieve, o si vas a sudar mucho. Además, cuando laves la chaqueta de plumón, tienes que ir con cuidado para que no pierda su forma.

Si llevas una capa intermedia que te aísle demasiado, tendrás calor y sudarás mucho. Cuando se moja, tu capa intermedia pierde sus cualidades aislantes y la humedad acumulada aumentará la sensación de frío.

Capa exterior impermeable y protectora para resguardarte de los elementos

Para protegernos de los elementos enseguida pensamos en las chaquetas Gore-Tex, pero también hay otras marcas de membranas impermeables y transpirables. Para comparar la impermeabilidad, existe el test de columna de agua (índice Schmerber) que mide (en milímetros) la resistencia de un tejido a la presión del agua. Por ejemplo, las chaquetas Gore-Tex tienen un índice Schmerber de 28 000.

La ropa impermeable también tiene costuras impermeables.

La transpirabilidad de la membrana se mide en gramos por metro cuadrado en 24 horas, o, en la marca Gore-Tex, con el RET (mide la resistencia a la pérdida de calor por evaporación). Cuanto más transpirable sea el tejido, más adecuado será para practicar ejercicio de alta intensidad.

Algunas chaquetas tienen aberturas con cremallera para facilitar la evacuación de la sudoración. 

También hay prendas con membrana Windstopper que te protegen más aún contra el viento y que, además, son transpirables.

Las prendas que repelen el agua, también llamadas Softshell, son muy flexibles y agradables de llevar. Y son transpirables para eliminar el sudor cuando haces esfuerzos. Si las condiciones meteorológicas empeoran, el tratamiento para repeler el agua en la parte externa del material, o a veces en toda la membrana, te protegerá lo suficiente de una lluvia ligera, así como de un chaparrón o una ducha de nieve.

           

           

 

Publicación anterior