Carrito de compras

¿Cómo elegir tu calzado para running?

publicado por Carolina Badillo el
¿Cómo elegir tu calzado para running?

¿Cómo elegir tu calzado para running?

Elegir el par correcto de running, ya sea para carretera o trail, puede parecer una misión compleja. En este artículo, revelaremos los secretos sobre cómo escoger el mejor calzado para tus pies... sin quebrarte la cabeza

Elige el calzado que se adapten a tus necesidades

A la hora de seleccionar tu calzado de running, lo más importante es encontrar uno concebido específicamente para tu manera de correr. Hay que tener en cuenta tu biomecánica personal (la zancada), el tipo de running que practicas (dónde corres, la distancia y la velocidad) y las preferencias personales como tus sensaciones sobre el terreno.

 

Piensa en el tipo de running que practicas

No hace falta ir a un laboratorio lleno de científicos para averiguar cómo corres exactamente. Es más, si lo hicieras, no olvides que tu zancada cambia continuamente en función de las distancias que recorres, las características del terreno y la fatiga muscular.

Para definir tu zancada, tienes que averiguar qué parte del pie es la que impacta primero contra el suelo: el talón, la parte media del pie o la punta. Si tienes alguna duda, grábate corriendo a cámara lenta con el móvil.

Tu zancada natural es el mejor movimiento para ti. Si no te lesionas, ¡no cambies nada! Pero si sufres dolores persistentes o lesiones frecuentes, acude a un médico especializado en medicina del deporte que pueda analizar tu forma (y tus zapatillas) y proponerte cambios.

Conocer tu zancada es el mejor punto de partida para encontrar el calzado diseñado para tu estilo de correr, especialmente respecto al "drop" (la diferencia de altura entre el talón y la parte delantera del pie de una zapatilla). No te preocupes ahora, porque todo esto lo abordamos en detalle en este artículo, pero, a grandes rasgos, si tiendes a poner más peso en la parte delantera del pie necesitarás un drop más bajo.

La pronación (el ángulo que se forma entre el talón y la tibia) suele considerarse como uno de los factores más importantes a la hora de elegir unas tu calzado. Pero queremos insistir en que la pronación no es relevante a la hora de elegir unas zapatillas de running, y si corres sin lesionarte, no cambies nada. Así que da absolutamente igual si tiendes a la pronación (el pie rota hacia dentro en la fase de contacto) o a la supinación (el pie rota hacia fuera en la fase de contacto)

Echa un vistazo a nuestro calzado de running: Para mujer | Para hombre

Fija tus objetivos

En primer lugar, ¿en qué tipo de superficie vas a correr? Si corres en montaña selecciona calzado para trail running, si corres en carretera, asegúrate que tu elección este diseñada específicamente para running, y no para tenis o el deporte en general.

     

Después, reflexiona sobre tus objetivos y expectativas. ¿Piensas correr durante horas o con menos de una hora tienes suficiente? ¿A qué nivel de intensidad? ¿Corres simplemente para mantenerte en forma o te estás entrenando para maratones? ¿Lo utilizarás para entrenar, para competir o para recuperarte? ¿Qué nivel de rendimiento buscas?

Al hacerte todas estas preguntas, podrás seleccionar el tipo de calzado que mejor se adapte a tus necesidades: sesiones informales, entrenamientos o competición. Podrás afinar aún más tu selección en función de si necesitas un calzado para largas distancias como maratones o para carreras de menos de 10 km.

Fíjate en estas características

Deberías tener claro cuáles son tus objetivos, preferencias y estilo de correr ahora que ya has reflexionado sobre ello. Si es así, estas son las características en las que tendrías que reparar para encontrar lo que mejor se adapte a tus necesidades.

El drop

El drop es la diferencia de altura entre el talón y la parte delantera del calzado.

Se recomienda un drop normal (de más de 7 mm) para aquellos corredores que impactan el suelo con el talón primero.

Un drop bajo (de menos de 6 mm) genera una sensación de correr descalzo, y es el más adecuado para corredores que impactan el suelo con la parte media o delantera del pie primero.

La amortiguación y la flexibilidad en calzado de running

La amortiguación es la capacidad para absorber el impacto cuando el pie entra en contacto con el suelo.
Una calzado diseñado para una pisada de talón concentra principalmente la absorción del impacto en la zona del talón. Sin embargo, un exceso de amortiguación podría generar una sensación de menor estabilidad y precisión. 

Se han desarrollo nuevas tecnologías, como la nueva [opti·vibe] de Salomon, que reducen la vibración a cada zancada sin comprometer el dinamismo del calzado.

Quienes corren con una pisada delantera tal vez necesitarán menos amortiguación porque el cuerpo absorbe el impacto más activamente.

Tal vez la mejor forma de definir la flexibilidad es como la capacidad que tiene el calzado de deformarse. Un calzado flexible proporciona un contacto más cercano con la superficie, pero requiere pies fuertes para un mayor rendimiento. En cambio, un calzado rígido suele ser más dinámico y proporciona un mayor soporte, especialmente para personas más corpulentas.

De nuevo, deberías guiar tu decisión por tus hábitos y preferencias personales.

Talla

Encontrar la talla ideal depende de varios factores.

  • La longitud del pie: independientemente del tipo de corredor que seas, lo primero que tienes que tener en cuenta es que haya suficiente espacio entre los dedos y la puntera. Te puedes medir fácilmente el pie trazando la silueta encima de un papel. La mayoría de los fabricantes de calzado cuentan con una guía de números que te ayudarán a determinar qué número necesitas en función de la longitud de tu pie.
  • La anchura del pie: tal vez necesitas unas calzado ancho o estrecho. A los corredores con los pies anchos les podría convenir subir un número o bien optar por un calzado que ofrezca una versión ancha.
  • Sensibilidad: el tamaño del calzado también puede afectar tu experiencia general al llevarla; un calce más ceñido ofrece un mayor control de la zancada.

Recuerda que durante una carrera el tamaño del pie puede fluctuar en función de la distancia recorrida y de la temperatura. Estos cambios suelen ser mínimos y, en ocasiones, aflojar un poco los cordones es suficiente para lograr algo de espacio adicional.

El peso 

Desde un punto de vista estrictamente científico, cuanto menos pesen tu calzado, menos energía requerirá para impulsarla con cada zancada.

Ahora bien, optar por menor peso también puede suponer perder comodidad, estabilidad y protección.

Para poner un ejemplo, un calzado que pese menos de 200 gramos suelen ser destinadas para un nivel competitivo, donde el rendimiento es clave. Sin embargo, la mayoría de los calzados de running pesan entre 250 y 300 gramos.

Impermeables y transpirables

Por norma, los corredores de carretera suelen buscar un calzado transpirable, especialmente si corren en entornos calurosos y secos.

Las calzados que repelen el agua (con membrana de Gore-Tex, por ejemplo) están pensadas principalmente para el trail running ¡o para corredores que salen aunque llueva!

Sistema de cordones

Actualmente hay dos tipos de sistemas de cordones:

  • Cordones tradicionales: el lazo de toda la vida, el que aprendemos a atar desde pequeños.
  • Cordones mecánicos: como el sistema Quicklace™ de Salomon, que proporciona una sujeción permanente y se puede ajustar de forma rápida y sencilla.

 Existen modelos con estos dos tipos de sistemas, así que elige el que más te guste.

      

¿Para hombre o mujer?

Las diferencias entre nuestros modelos para hombre y mujer responden al objetivo de diseñar calzado en función de las necesidades específicas de cada anatomía. Y como nuestras colecciones para hombre y mujer ahora ofrecen una gran variedad, hay menos razones para que una mujer necesite un modelo de hombre o viceversa.

Ética

Fabricar miles de pares de calzado tiene un efecto sobre el medio ambiente. Ciertos fabricantes son conscientes de su responsabilidad y están tratando de reducir su huella ecológica ofreciendo productos de calidad. Cada vez más marcas adoptan un enfoque ecológico y reflexionan sobre los materiales y el proceso de producción, la longevidad del producto y el reprocesado de las zapatillas después de su vida útil. Tenlo en cuenta cuando a la hora de tomar una decisión y piensa en comprar una marca que comparta tu ética y prácticas personales.

 Para resumir, es importante encontrar calzado que se adapte a tu forma de correr y a tus preferencias personales, es decir, que las sientas cómodas. A medida que vas acumulando experiencia y que tus metas evolucionan, asegúrate de que los requisitos que buscas en cada nuevo par que reflejen estos cambios. En el caso del calzado para running, tu meta deberá ser siempre olvidarte de ellas mientras corres, ¡así que tómate tu tiempo para elegir bien!

 

Publicación anterior Publicación nueva